De Nexus a Pixel: La historia mas justa del smartphone de Google

Google ha sido desde el 2010, lo que no pudo ser desde el comienzo del milenio. Nadie puede negar que hoy por hoy son maravillas lo que salen por las puertas de este proyecto que pretende dominar el mundo y aun nadie se ha dado cuenta. Cuando la revolución de los smartphones comenzó, la que ahora es Alphabet quiso tener una participación más activa que la que puede tener un simple fabricante.



Deseoso por un puesto en la historia de los smartphones, desarrollo uno de los primeros sistemas operativos para teléfonos de esta era, Android, que también tiene su historia por separado y que tendremos disponible muy pronto.


Pero hoy nos concentramos en una historia más particular, la de la carta de presentación que necesitaba Android para salir al mercado y como ha sido su evolución, reacción del público, especificaciones, características y hasta la razón de ser. Nos referimos por supuesto, a Nexus, la difunta marca creada por Google para sus smartphones que hoy recordamos con cierta pleitesía y que algunos seguidores de la marca la añoran con nostalgia, luego de que el Pixel, su evolución, no superará las expectativas de un terreno que extraña ese teléfono económico que tenía todo lo que necesitaba un usuario exigente en su expresión más pura.


La idea, la genial idea:



Ya el mercado conocía a Android desde hace un par de años con la llegada de teléfonos desarrollados por HTC, Samsung, LG, incluso Huawei y muchos más, pero lo que no sabían, es que Google estaba preparando un dispositivo para demostrarle al mundo lo que su sistema operativo era realmente capaz de hacer, con las mejores especificaciones, 100% optimizado para él y con todo el soporte posible ofrecido por el mismo desarrollador de la plataforma interactiva que lo opera. La idea, más que genial, era revolucionaria.


El solo hecho de contar con el soporte más natural y puro, suponía para desarrolladores, fanáticos de la tecnología y el público en general una ventana directa a una de las empresas más grandes del mundo, con un el norte de la conquista del mercado a través de sus productos en la red, ahora también en físico.


En orden cronológico, nos pasearemos desde el primer dispositivo de una de las marcas más emblemáticas del universo Android hasta lo que tienen hoy como bandera, a la espera de una reivindicación con su "segunda generación". Al final, no nos despediremos, porque estaremos esperando el Pixel 2 y obviamente este contenido continuará su senda histórica:


Google Nexus One: ¡Nació varón! (5/01/2010)


Para comenzar esta aventura, Google tiene como aliado a HTC, el desarrollador taiwanés de teléfonos y servicios de redes con amplia trayectoria en el campo, para desarrollar un teléfono capaz de cumplir con las expectativas de un mercado que ya conocía los sabores de tener a la mano un navegador con el que se puedan consultar noticias de periódicos y mucho más, al mismo tiempo un mapa y las redes sociales. La cámara parece imprescindible y aunque sea con el más simple de los lentes, cualquier compañía coronaba a su dispositivo con un "ojo para capturar momentos especiales".



Como ven, el resultado es familiar, pero si notamos un poco más de cerca su diseño, se notaba que era más sólido que las demás alternativas con Android en ese momento en el mercado. Sus líneas tal vez un poco toscas evocan dibujos que HTC tocó en smartphones anteriores a este y detalles como el trackpad daban al usuario opciones para manejar el teléfono en ambientes en los que la pantalla táctil aún era prematura para la comunidad, sin embargo, era feo y punto. Su cuerpo de plástico de curvas pronunciadas y colores planos escondía dentro un procesador de un solo núcleo a 1 GHz complementado con una memoria RAM de 512 MB de RAM y 512 de ROM.


La pantalla solo era de 3.7 pulgadas y la resolución de 480x800 ppi. Como pueden ver en el video, el dispositivo era capaz de correr programas tan exigentes como Google Earth o lo que conocemos hoy como Street View con reconocimiento de voz además gracias a su Android Eclair 2.0 con el que salió al ruedo. A pesar de sus bondades, las ventas fueron un fracaso a través de los canales personalizados que Google tenía disponibles para tal fin.


Definitivamente no era un buen momento para vender un teléfono ellos solos, por lo que acudieron a los operadores de telefonía para hacer una estrategia de Marketing que involucrara a sus clientes con el proyecto de teléfonos Nexus más fácilmente


Google Nexus S: Es tu turno Samsung (15/11/2010)


Suponemos que Google ya había comenzado a trabajar duro en el siguiente paso enseguida de lanzar a principios de año el primer Nexus con HTC que evidente no fue la bomba que esperaban. Samsung es el designado para producir la segunda generación del Nexus y lo primero que seguro dijeron los diseñadores fue "Adiós al trackpad" ese feo accesorio vamos a dejarlo a los de BlackBerry que para ese entonces tenían claro que era lo que querían en su segmento, que ya para la fecha comenzaba a perder terreno (ya nos sabemos el resto de la historia). En esta ocasión presentan un teléfono considerablemente más bonito y estilizado, destinado a pedir disculpas por la falta de refinación de la primera versión.



Entre las novedades que más llamaban la atención de la comunidad, estaba el salto tremendo de almacenamiento interno que pasó de 512 MB a 16 GB de los cuales solo 1 GB estaba destinado para almacenamiento interno, el resto podrás rellenarlo con lo que tu quisieras. Su pantalla era de 4 pulgadas, un poco más grande que la version anterior, pero con la misma resolución. Su procesador era una nueva generación también, pero seguía limitado al único GHz que disponía para mover el nuevo sistema operativo.


Este equipo venía vitaminado con Android 2.3 Gingerbread, que mantenía al usuario mucho más fiel a las aplicaciones de Google que nunca. Ya el Facebook y las demás redes sociales estaban tan optimizadas para este tipo de teléfonos que era una experiencia genial, similar a la que tenemos con Facebook Lite hoy en día. Además, las aplicaciones de mensajería instantánea habían invadido el mercado, incorporaba un chip NFC con el que podíamos compartir cosas como enlaces de YouTube, archivos, entre otras cosas, en ese momento lo llamaban Android Beam, hoy el chip NFC es capaz hasta de pagar nuestras cuentas.


¡OJO! En este punto comienza la malvada intención de Google de vendernos espacio en sus nubes a cambio de la posibilidad de tener un slot para una MicroSD.


Se vendió a través de una estrategia de marketing un poco más inteligente que involucró la participación de una tienda departamental, Best Buy, la cual tenía la primicia junto con Sprint, un operador de telefonía desde $549, precio un poco alto que la gente pagaba con mucho gusto. De este dispositivo se lograron contabilizar más de 3 millones de ventas, dejando así el camino abierto para una tercera generación que amenazaba a otras marcas con demostrar un nuevo nivel de interacción.


Google Galaxy Nexus: "El terminal más grande hasta la fecha" (17/11/2011)


El Galaxy Nexus parece ser una especie de reivindicación por todos los errores que no gustaron del primer Nexus desarrollado por Samsung. Su diseño más maduro y gigante para la época demostraba que las compañías estaban listas para arriesgar al público a terminales con una diagonal de pantalla que superara los límites de la mano. Las nuevas tecnologías que implementaba Ice Cream Sandwich 4.0 para su momento eran definidas por la comunidad como "asombrosas", nos referimos por supuesto a la capacidad del dispositivo de detectar el rostro y que este sirviera como código de desbloqueo. Una especificación que terminaría siendo descartada por los consumidores por lo complicada que resultaba de utilizar.



Era un sistema sólido, más personalizable y con muchas características nuevas que hoy atesoramos, como la capacidad de configurar nuevas Roms gracias a su Bootloader fácilmente desbloqueable. En el aspecto multimedia, el Galaxy Nexus se presentaba en el público con la pantalla que todos querían tener, un diagonal de 4.65 pulgadas HD 720 con un panel Super AMOLED (de los primeros) invitaba a sumergirse en YouTube durante horas con su pantalla "enorme" para la fecha.


Otros aspectos que encantaron a los usuarios que lo compran como locos a través de Verizon con un contrato y por la tienda oficial de Google, eran su cámara trasera de 5MP capaz de grabar video FullHD y el hecho de que la botonera no estaba en físico, sino que era parte del sistema operativo. Esto dio paso a una nueva generación de dispositivos con un mejor aprovechamiento de la pantalla y a una mejor usabilidad a la hora de jugar, leer, ver multimedia, entre otros.


Casi olvidamos su procesador, ya en este punto era un doble núcleo a 1.2 GHz + 1 GB de RAM y 2 versiones de 16 y 32GB de almacenamiento interno.


Google Nexus 4: "El más bello diseño de todos los tiempos" (13/11/2012)


El Google Nexus 4 en mi caso personal fue el 2do Android que tuve, un dispositivo con un diseño para la época realmente exquisito, pareciera como si hubiesen reinventado a los smartphones desde que LG tomó por primera vez la batuta del proyecto que pretende demostrar al mundo lo que Android es capaz de hacer. El Nexus 4 no tenía un cuerpo de plástico como sus antiguos predecesores, tanto en la parte de atrás como en la de adelante estaban fabricadas por un vidrio firmado por Corning Gorilla Glass (2) que lo protegía excelentemente de caídas y golpes. No se arañaba fácilmente y podías limpiarlo con un paño para que te quedara como nuevo. Por todo el borde tenía una cinta de goma resistente en el que estaban incrustados los botones y los puertos de carga y Jack de 3.5 mm.



En su interior rugía el Snapdragon S4 Pro, una versión vitaminada del procesador más usado de Qualcomm por diferentes desarrolladores para la época a 1.5 GHz más 2 GB de RAM LPDDR2 que hacían de la multitarea una experiencia genial.


La pantalla era de 4.7 pulgadas con una resolución HD era suficiente para este diagonal. Sus principales rivales de mercado ya experimentaban con tamaños cercanos a las 5 pulgadas, sin embargo, de este lado de la comunidad agradecemos que equipos como este hayan mantenido un tamaño reducido el mayor tiempo posible, impidiendo que otras marcas sacarán al mercado terminales con pantallas grandes con hardware y rendimiento mediocre.


Este dispositivo salió al mercado con Android Jelly Beam 4.3, pero fue capaz de pasar a través de las generaciones recibiendo su última actualización oficial hasta Android Lollipop 5.0.1.


"La comunidad fanática del desarrollo de Roms ha sido capaz de instalar en el Nexus 4 Android Nougat con total éxito"


También se podía ordenar a través de la página web a un precio muy llamativo: 299 dólares por la versión de 8GB. El modelo con 16 GB costaba 349 dólares. Después de casi un año en el mercado, redujo los precios a 199 y 249 dólares respectivamente. Google había vendido 3 millones de dispositivos más y eso suponía un éxito rotundo.


Google Nexus 5: "Potencia, cambio y mucho plástico" (31/10/2013)


Recuerdo con gracia que días antes del lanzamiento del Nexus 5, un empleado de Google dejó un prototipo del dispositivo abandonado en un bar de Silicon Valley. Es gracioso porque imagino el regañón que le dieron.



Google estaba preparada para subir al máximo su diagonal de pantalla, sin embargo, lo hizo con el mayor nivel de estilo posible. El Nexus 5 se presentaba en sociedad con una pantalla de 4.96 pulgadas y no 5 (capricho, puede ser), lo cierto es que era un teléfono más feo que el Nexus 4 por su tapa de plástico mate que no llamaba para nada la atención.



Sin embargo, se le elogiaron sus arriesgadas líneas planas, hardware, capacidad de batería y excelente cámara por el increíble precio de $400 para el momento de su lanzamiento. El dispositivo tenía casi todo lo que un Samsung Galaxy S4 (su contendiente más fuerte para ese momento) por poco más que la mitad de su precio.


El procesador era el Snapdragon 800 a 2.26 GHz + 2 GB de RAM y presentaciones de 16 y 32GB de almacenamiento interno. Al Nexus 5 le fue tan bien que incluso sacaron a la venta una versión anaranjada para los fanáticos que también gustó muchísimo.


El Nexus 5 fue presentado con Android KitKat, una plataforma más segura y con diseños que interfaz que aburrían un poco, pero recibió respaldo a través de actualizaciones hasta Android Marshmallow 6.0. Al igual que al Nexus 4, al 5 la comunidad lo sigue consintiendo.


El teléfono se podía conseguir por 349 o 399 dependiendo de la versión (16GB o 32GB de almacenamiento). Una vez más, Google logró poner en el mercado un dispositivo de primera línea a un precio mucho menor que la competencia.


Nexus 6: "El mal paso o el peor paso" (29/10/2014)


Google en este punto de la historia comete la mayor cantidad de aciertos y desaciertos posibles para una compañía que te puedas imaginar. Por una parte, compra Motorola, en una jugada ovacionada por los fans de ambas marcas, por la otra, parece no tener tiempo para diseñar un nuevo Nexus y le deja a Motorola la tarea. El resultado, un calco casi perfecto de uno de sus dispositivos con una absurda diagonal de pantalla que no gustó para nada a la comunidad.



Disculpen, tenemos que hacer una levísima radiografía a esta estrategia de Marketing, es interesante y no podemos dejar pasar esta oportunidad de papa contador de historias para incluirla.


La intención de Google al comprar Motorola era tener una marca, una identidad, con la finalidad demostrar al mercado como se debe hacer un Android para todas las gamas de dispositivos que se han desarrollado con el pasar del tiempo. En resumen, se desarrollaron 3 modelos con 3 actualizaciones en casi 3 años con un éxito abrumador:


  • Moto E: Un smartphone diseñado para la gama baja, con un cuerpo de plástico con líneas muy ovaladas, una pantalla de 4.3 qHD que daba buenos colores y un procesador Qualcomm Snapdragon 200 que consistía en dos núcleos que trabajaban a 1.2 GHz + 1 GB de RAM y la GPU Adreno 302. Google decidió que, para ese momento, el teléfono ideal para la gama baja o gama de entrada no necesitaba una cámara con flash o unas prestaciones aceptables, por lo que lo dotó con una cámara de 5MP de paupérrima calidad y sin el habitual LED que hizo que perdiera terreno frente al Galaxy S3 Mini con el que competía en el segmento en ese momento. "Si no tiene flash, no tiene linterna".

  • Moto G: Al frente del plan para comandar las especificaciones de la gama media, portaba una pantalla de 4.5 pulgadas en HD con una visión de pantalla excelente, admirable, digna de gama alta de $400 cuando su precio original no superaba los $200 ni siquiera en Amazon. Este dispositivo también contaba con 1 GB de RAM, pero era movido por un Qualcomm Snapdragon 400 con cuatro núcleos a 1.2 GHz más la archi conocida Adreno 305. Una combinación extremadamente popular que se usó por más de un año. La cámara era la misma que la del Moto G, pero con la linternita.

  • Moto X: La gama alta recibe una dosis de su propia vitamina con el Moto X, un teléfono centrado en sus posibilidades, con especificaciones punteras y un diseño, que a pesar de no ser todo lo atractivo que resultaba un Galaxy S3, le daba pelea por su excelente rendimiento a cualquier teléfono costoso. Su Snapdragon S4 Pro, el mismo que el del Nexus 4, 2 GB de RAM, daban una sensación familiar. Por lo que quisieron seguir la ola de éxitos para una segunda generación.

  • Moto X 2da generación: Obviamente el Moto G y el Moto E también tuvieron 2da generación, con Android Lollipop de serie, con especificaciones y diagonales de pantalla que aumentaron a las 5 pulgadas y 4.5 respectivamente, con una evolución de sus propios procesadores y diseños "actualizados pero siguiendo la misma línea". Sin embargo, los omitimos del relato porque no debemos olvidar de lo nuestro norte que es descubrir el origen del Nexus 6. El Moto X2, tenía un diagonal de pantalla de 5.2 pulgadas con un procesador Snapdragon 801 + 2 GB de RAM, un diseño fiel a la línea de Motorola By Google pero con detalles que gustaron a más de uno, como por ejemplo las tapas traseras con acabados mate o en cuero y un flash incrustado en un aro transparente que rodeaba hermosamente el lente de la cámara.


El chiste de todo esto, es que el Nexus 6 a nivel de diseño es igual al Moto X 2da Generación


Y, en definitiva, la comunidad no perdono eso del dispositivo que tanto esperaron porque sería la definición de Phablet de Google.



El teléfono de 6 pulgadas y especificaciones muy top terminó siendo un fiasco feo que a la gente no le gusto, sin embargo, a nivel de interfaz fue una maravilla porque nos presentaba lo mejor de Lollipop 5.1 como por ejemplo las respuestas rápidas desde la barra de notificaciones. Su pantalla, increíble, con una resolución de 2560x1440 QHD, los perfiles de silencio programables y una fluidez tremenda. En cuanto especificaciones, el Nexus 6 tenía lo mejor de lo mejor, el Snapdragon 805, un cuatro núcleos a 2.7 GHz + 3 GB de RAM, cámara de 12 MP con autofocus y un HDR avanzado que gusto, con los mismos detalles estéticos del Moto X que realmente molestaron a la comunidad.


Su precio aumentó a $700 Y se vendió a través de la Google Play, T-Mobile, AT&T, Verizon, Sprint y U.S. Cellular y por supuesto por la tienda online que ya vendía desde la generación anterior accesorios para su teléfono de referencia y smartphones de otras marcas con Android puro, un negocio que a pesar de que vendía poco, muchos aún lo extrañan luego de que Google decidiera vender solo dispositivos desarrollados por ellos mismos.


Nexus 6P y 5X: "La última generación" (29/09/2015)


Luego de la venta fugaz de Motorola a Lenovo, Google le entrega la batuta a Huawei para que haga su nuevo Nexus, que no se podía llamar 7 porque ya invadiría el terreno de las tablets, que hemos omitido en esta historia por razones casi obvias. Sin embargo, el Nexus 6P no llegó solo, LG también regresa al juego presentando un dispositivo más pequeño, con la fiel intención de cubrir la demanda del público de teléfonos más accesibles a las manos de consumidores que no estaban listos para los phablets.



El Nexus 6P es un teléfono espectacular, con un acabado metálico y de cristal sobrio, elegante, que tal vez desde su frontal no inspira la calidad de la gama para la que fue diseñado, sin embargo, su tapa posterior brilla por sí sola dejando un sabor de boca a nivel de diseño realmente agradable. Todo apunta en este punto, a que Google volvió a sus años dorados en materia de líneas de diseño y materiales de construcción, sin embargo, usuarios reportaron el insólito desperfecto de fractura del vidrio que recubre el módulo de la cámara que, aunque sobresale de una manera muy particular, resulta atractiva y los casos del fallo fueron “aislados”.


Este año, Google quiso incursionar también en el terreno de las súper pantallas y la súper productividad de su Nexus, incorporando lo más potente que podía tener el mercado para competir con los grandes de Samsung, la misma Huawei, LG y los “recién llegadosXiaomi y OnePlus, que desde la china, atacan con poderosos puñales de atención al cliente desde un punto de vista “económico súper Premium” algo así como lo que fue Google en su momento.


Huawei preparó para este dispositivo una pantalla QHD AMOLED con una resolución de 2560x1440p con una de 518 ppi. Un panel de los mejores del mercado, digno de competir con phablets de la talla del inmaculado Note 5 desarrollado por Samsung o el mismo Oneplus 3, que con su pantalla aun en FullHD puede ofrecer los colores más reales en un video.


El proyecto de Google en esta oportunidad se une a la tendencia de los sensores de huellas digitales que ya casi todas las compañías implementaban en sus dispositivos, Google llega tarde incorporando en sus dispositivos el sensor de la mejor calidad en la tapa trasera. El USB tipo C también llega para hacerle compañía a la carga rápida de Qualcomm necesaria para alimentar una batería de 3450 mAh lo suficiente como para funcionar durante 7 horas con tan solo 10 minutos de carga (ciertas condiciones aplican).


El Nexus 6P está todavía a la venta con una configuración aún muy top, Qualcomm Snapdragon 820 en su versión 2.1 basada en 8 núcleos a 2.0 GHz + 3 GB de RAM LPDDR4 y versiones de 32, 64 y 128 GB. Su precio de venta en el momento de su lanzamiento fue de $500, $559 y $650 para cada una de las versiones, hoy en día sigue siendo una alternativa al Píxel y lo podemos encontrar entre $375 y $520.


El Nexus 5X por su parte es un equipo con menos diseño, menos potencia y pensado para que no se nos olvide que los teléfonos de Google están desarrollados para demostrar que el software es el protagonista. El diseño plástico y realmente plano / aburrido de LG no funcionaba mucho, ni para las operadoras y para la tienda online. El tamaño es ideal, condensando un diagonal de pantalla de 5.2 pulgadas con una resolución FullHD con un excelente aprovechamiento de pantalla.



En Resumen, El LG Nexus 5X no era atractivo, pero en su interior estaban contenidas todas las especificaciones necesarias para mover Android Marshmallow 6.0 y las futuras actualizaciones del sistema operativo: Procesador Qualcomm Snapdragon 808 hexacore de 1.8 GHz + 2 GB de RAM LPDDR3 + la GPU Adreno 418.


Su precio de lanzamiento: La versión de 16 GB a $380 y la de 32 GB de almacenamiento por tan solo $430. Hoy en día en Amazon lo puedes encontrar completamente nuevo desde $280. Casi olvidamos el tema de las cámaras de esta generación, se trata de una cámara de 12.3 MP que dio buenos resultados en cualquier prueba, siendo capaz de grabar video en 4K. Las cámaras de Selfies también son iguales, de 5 MP con una apertura f/2.0 de gran angular para que todos quepamos en la foto.


Este par de Nexus fueron un broche de oro para despedir una generación de dispositivos que nos enseñó mucho a todos en la comunidad. Sin necesidad de fallar a la pureza de su propio sistema operativo, pusieron un pie firme cada generación en el mercado para poder convertir su smartphone, tal vez no en el más vendido, pero si en una referencia de calidad y potencia por buen precio, hasta que fue enfermando hasta su muerte en el 2016 con la llegada del Píxel a la palestra.


Entonces todo cambió:



2016, el año de la evolución de la tecnología, en especial en el área de rendimiento. Android con la cuota más alta de dispositivos activos por todo el mundo gracias al desarrollo de las más de 100 compañías con la licencia que hacen millones de dólares al día por el desarrollo de productos basados en su plataforma. Google, quiere hacer un teléfono completamente nuevo basado en un diseño creado por ellos mismos y con las especificaciones más punteras del mercado. El resultado: Un teléfono que quiere hacerle competencia al iPhone, un teléfono demasiado parecido al iPhone, un teléfono que no logró cumplir las expectativas, pero con un rendimiento excepcional, una cámara fantástica y un diseño en extremo decepcionante.


Las especificaciones y características analizadas en primer y segundo plano están en nuestro portal, colocarlas en la historia es como redundar, sin embargo, es loable mencionar que el Snapdragon 821 que incorpora es una mejora sustancial con respecto al Nexus 6P y más aún acompañado de los 4 GB de RAM LPDDR4 que le dan una vitamina necesaria para la multitarea del Android Nougat 7.1 con el que fue presentado.


Sus dos tamaños son contenidos, acertados y prudentes para la gama alta para la que fue diseñado el dispositivo. La cámara es sencillamente excepcional, es un lente profesional con un software potenciado que no escatima en especificaciones y revoluciones para sus funciones. Ya fue coronada como la mejor del ranking de DXoMark y eso es un logro importante, sin embargo, esta lista de errores y desperfectos de producción que salieron a la calle terminaron de sepultar al Píxel en las ventas de navidad, cuando se trataba de la mejor oportunidad que tenía el teléfono de Google para salir a flote.


Hoy en día el Píxel no es más que un teléfono con un buen asistente de voz, una excelente cámara y un sistema operativo conducido por unas especificaciones extremadamente top, al final del anaquel de Verizon o de la tienda oficial de Google, esperando ser cazado por algún eventual fanático capaz de desembolsar desde $650 que cuesta la versión más pequeña, por la experiencia más innovadora y pura de Android.

Comentarios